LA FOTO QUE CAMBIÓ UNA VIDA

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

LA FOTO QUE CAMBIÓ UNA VIDA

 

        Voy a contextualizar la historia, ya que el asunto en cuestión no requiere floritura alguna. Ni tan siquiera haré un juicio de valor sobre lo ocurrido, cada uno que extraiga sus propias conclusiones.

        Allison Stokke era una joven saltadora estadounidense de pértiga que, con apenas 15 años, rompió varios récords de su país. En su primer año en secundaria, logró saltar 3.86 metros y un año más tarde subió hasta los 4.11, llegando a establecer la mejor marca para una atleta estadounidense en esa disciplina con 16 años.

         En 2005 sufre un revés, y durante una competición en Nueva York, se lesiona y se rompe la tibia y el tobillo derecho. No sin esfuerzo, recupera su mejor versión y supera su mejor marca personal en tres centímetros.

        Su rendimiento había llamado la atención de todos los estamentos del atletismo de Estados Unidos y su proyección hacía pensar que pronto se convertiría en una atleta olímpica de primer nivel.

        Corría el 2007 cuando regresó a Nueva York para competir nuevamente, apenas tenía 17 años. En aquel evento, cuando se estaba preparando para uno de sus saltos, un periodista sacó una inocente fotografía que posteriormente fue enviada a Matt Ufford, un tipo que tenía un blog llamado ‘with leather’ (con piel) en el que colgaba miles de fotos de mujeres deportistas. El comentario que escribió el sujeto en cuestión fue: “saltar en pértiga es sexy, apenas legal”; haciendo referencia a la edad de Allison.

        No era época de Facebook ni Twitter ni ninguna red social, a pesar de ello, en poco tiempo la fotografía se hizo viral, y la frase de Ufford y los posteriores comentarios que los lectores del blog escribieron terminaron por convertir aquella inocente fotografía en un asunto de naturaleza sexual. Ante semejante repercusión, el fotógrafo le pidió al bloguero que retirase la fotografía, ya que ese no era el propósito con el que había realizado la misma. Ante la negativa de Ufford, el asunto terminó en manos de unos abogados.

        Nadie hablaba de Allison Stokke como deportista y los comentarios sexistas eran mayoritarios. Partidarios de la atleta crearon un lugar específico en internet para hablar sobre sus logros deportivos, pero rápidamente surgieron otros en los que la única motivación fue sexual.

        Los principales periódicos de Estados Unidos se hicieron eco de la historia, la cadena CBS advirtió de los peligros del uso sexista de internet y Allison y su familia se vieron completamente desbordados por la dimensión del asunto. La atleta se recluyó durante un tiempo y terminó por contratar un asesor de medios que le aconsejó grabar un vídeo sobre su especialidad deportiva. Aquella solución fue tan baldía como lo hubiese sido cualquier otra y la reacción terminó girando sobre lo mismo. Allison llegó a declarar posteriormente: “nada de aquello era ilegal pero me sentía degradada como ser humano”.

          Su vida como atleta había dejado de importar y únicamente tenía relevancia su imagen como icono sexual.

      Durante su época universitaria se volvió a centrar en el salto de pértiga y, con una marca de 4.37, llegó a albergar esperanzas de clasificarse para los JJOO de Londres 2012, pero cuando llegaron las pruebas clasificatorias ni tan siquiera fue capaz de superar los 4.25 que era la altura mínima con la que se abrió el certamen.

        Su carrera se fue diluyendo paulatinamente, siguió compitiendo con el firme propósito de recuperar su mejor versión, pero jamás lo logró. Y así se cuenta la historia de una foto que cambió por completo una vida.

 

APODOS Y MOTES EN EL FÚTBOL

APODOS Y MOTES EN EL FÚTBOL Según la RAE, un apodo es el “nombre que suele darse a una persona, tomado de sus defectos corporales

FRECUENCIA CARDIACA Y DEPORTE

FRECUENCIA CARDIACA Y DEPORTE La frecuencia cardiaca es el número de contracciones que realiza el corazón en un minuto y se expresa en “latidos por